Invertido



El museo, le dije,

está en tu corazón.

O tal vez,

no está.