El Roble



Cuento corto



Marco corría por la calle mientras contemplaba el paisaje del pueblo, compuesto por colinas y unos cuantos árboles frondosos. El cielo, se pintaba naranja mientras atardecía y algunas nubes lo manchaban.


De pronto, Marco observó un árbol grande, con abundantes ramas, sin hojas, muy frágil, seco. Se detuvo lleno de asombro ante tan majestuoso roble y contempló:

-¿Por qué se encuentra éste viejo árbol, tan grande y tan frágil en un lugar con un paisaje compuesto por tan jóvenes, fuertes y verdes árboles?-


Una brisa de aire chocó contra su rostro, volvió su cabeza hacia un lado y observó al maravilloso atardecer.


Entonces, comprendió.